jueves, 26 de noviembre de 2009

PREFACIO




Allí estaba yo otra vez, una explanada extensa de tierra rojiza me rodeaba. No podía ver ningún edificio ni ninguna persona donde sabia, que antes habia una ciudad, mi ciudad. El dolor recorría mi cuerpo como una corriente eléctrica, lagrimas de sangre bañaban mis mejillas, pero no por los amigos y familiares que habían muerto, mi alma sabia que el dolor que teñía mi corazón era el de la perdida de la única persona que me importaba más que mi propia vida, él ya no estaba a mi lado y el mundo era más oscuro y tenebroso.
Las alas no tardaron en salir de mi espalda, sentí el placer y la libertad estallar en mi interior, era como si hubiese estado ahogándome y ahora pudiera respirar, el éxtasis era abrasador, la sed de sangre, de venganza, de muerte recorría mis venas y era una sensación maravillosa. Las uñas de mis manos crecieron como si fueran estiletes irrompibles y afilados, sin haberlas probado ya sabía que eran capaces de atravesar hasta la más dura de las corazas.
El mundo ya no me importaba, ya no habia nada ni nadie que me importara, todos eran mis enemigos, todos tendrían que pagar por sus traiciones y por mi sufrimiento. Esteno moriría por lo que habia hecho, y él, ese ser diabólico que la idolatraba moriría con ella, si él no hubiera aparecido, si él no me hubiera confundido nada de esto hubiera sucedido.
Mientras mi transformación se completaba la silueta de un hombre se alzo ante mí, su risa de terciopelo encogió mi corazón de miedo y dolor, esa risa y esos ojos me aterraban como nunca nadie lo habia hecho, era incapaz de mirarle a la cara, luchaba por levantar la cabeza y enfrentarle, pero era incapaz de hacerlo, el fantasma de su sonrisa mientras los asesinaba a todos volaba por mi cabeza como el humo y por más que deseaba quitarme esas aterradoras y duras imágenes de mi memoria, ellas seguían apareciendo y persiguiéndome.
Una bofetada de poder entró en mi cuerpo como un rayo, sabía que la transformación se estaba terminando de completar, él me miraba desde una distancia prudencial, sabía que tenía sus ojos clavados en mi, podía sentirlo observarme y regocijarse, le estaba dando lo que quería, me estaba convirtiendo en un monstruo peor que él, pero a medida que la furia entraba y se comía mi alma yo dejaba de pensar con lógica, las emociones y los estímulos comenzaban a mover mi cuerpo y en el último instante de lucidez que tuve antes de que la furia se hiciera con el completo control de mi alma, lo supe, supe que habia perdido, supe que yo iba a ser el arma de destrucción masiva más mortífera jamás conocida. Pedí perdón silenciosamente a todos los que habían confiado en mí, pedí perdón a Miguel a quien sin lugar a dudas habia fallado de forma estrepitosa, pero antes de que pudiera seguir arrepintiéndome la oscuridad me venció y deje de ser Dawn. Mi alma ya no me pertenecía.
Dawn Summer habia muerto junto con sus amigos y familiares.
El sudor cubría mi frente como todas las jodidas noches desde que habían raptado a Shane, la pesadilla me atormentaba cada vez que cerraba los ojos, no sabía quién era ese hombre que tanto me asustaba y no me importaba, lo único que me asustaba más que el hombre era la perdida de toda la gente que amaba y el inmenso placer que sentía mi cuerpo mientras se transformaba y dejaba que la furia tomara mi alma poco a poco. La tentación era abrasadora, todavía tenía el vello de punta y los dientes no me dejaban de castañear. Tenía miedo, mucho miedo, pero decidí no darle más importancia de la que tenia, solo era un sueño, mi mente y mi cuerpo estaban soportando mucha tensión desde el secuestro y la furia de mi interior luchaba cada vez con más fuerza por salir a la superficie, todo se habia complicado demasiado, no quería asustar a mis amigos con estúpidos sueños y sus miles de posibles interpretaciones, era mejor que por el momento me olvidara de comentarlo con mis compañeros, los cuales, estaban en ese instante mirándome aburridos y adormilados desde la otra punta de mi dormitorio.
Habia vuelto a gritar en sueños, si seguía así no sería fácil ocultárselo durante más tiempo.



El libro todavia no esta terminado, pero he querido poneros el prefacio
para ir abriendo boca, creo que esta tercera y ultima parte os va a gustar, o al
menos eso deseo.

8 comentarios:

starice dijo...

hola dawn!!!
de verdad te extrñe XP, pffff ese prefacio esta genial ,no veo la hora de leer submundo 3 y tu nuevo libro, ademas os felicito por el nuevo diseño de blog.....

besos....

Kiara dijo...

*0* waaa amé el prefacio, qué bueno que actualizaste, extrañaba leer más de Submundo.
Fue extraño, justo me acordé de la saga y por pura corazonada ingresé a tu blog y vi la actualización xD!!
Saludos :D!!!

Nacho dijo...

Daaaaaaaaaaaaawnnnn!! xD
vine a leer sub1 y me encuentro cn semejante prefacio =O te quedo muy bueno espero que todo te valla bien nos vemos por ahi ... hasta luego , saludos y cuidate =D

Dawn dijo...

Gracias por vuestras palabras y me encanta saber que el prefacio os ha gustado, pero ahora os tengo que seguir pidiendo paciencia pues como podeis ver va a ser un libro dificil de escribir y espero que sea largo.
besos a todos

Anónimo dijo...

Genial, te hemos echado de menos

Anónimo dijo...

hola, la verdad es que nunca habia dejado un mensaje pero si e seguido la saga capitulo a capitulo y me encanta. ademas ahora que Dawn ha vuelto a escribir casi me senti obligada a decirte que me alegro muchisimo de que hayas vuelto. Bsos. lore

tamara dijo...

aaaahhhhhhhhhhh
grax Dawn, te extrañaba a muerte me encanta el prefancio y te esperare asi como todos pacientemente jjajaja
mucha inspiracion y besos
bye

Dawn dijo...

Gracias de todo corazon, no se que mas deciros, solo que tengais paciencia y que pronto vereis que submundo no solo sera un libro. por el momento no puedo decir mas. no puedo pornerle fecha a submundo 3 por que ahora estoy muy liada con el trabajo y no tengo tanto tiempo como antes, pero estoy segura de que os va a gustar mucho.