jueves, 3 de septiembre de 2009

Capitulo Once

Hola gente, perdon por la tardanza en subir el capitulo, pero en mi pueblo se ha quedado colgado el internet y no me he podido conectar hasta ahora, por favor perdonarme.

Luuu, Hanna y Alishea vuestros libros han sido enviados a su destino hoy, por lo que a las españolas, les llegara en una semana como mucho, a Luuu tardara un poco mas, estimo que entre dos y tres semanas, no estoy muy segura de como funciona el correo en Uruguay.





La tarde siguiente a las seis de la tarde todos nos despertamos casi como nuevos. Estábamos en el frio suelo del sótano de Josh, habíamos dormido en una hilera, Shane estaba a mi lado derecho y Evan había insistido en estar entre Kaly y yo, a Shane no le había hecho ninguna gracia y se había pasado todo el día abrazándome fuerte contra su pecho, Evan sin embargo no se había movido.
Cuando estábamos todos desperezándonos y estirándonos Josh llamó a la puerta.
- ¿Puedo entrar? – preguntó
- Sí, pasa – le dije. Nada mas entrar se dirigió a mí y me abrazó con fuerza haciendo que los dos vampiros le gruñeran por lo bajo, a Josh no le preocupó en absoluto y siguió haciéndome un chequeo médico mientras agrandaba los ojos cada vez que encontraba una magulladura o un corte. 174
- ¿Qué demonios te ha pasado? – preguntó sin prestar atención a los demás.
- Tuvimos una pelea, pero ganamos, tendrías que haber visto como quedaron los otros – dije mientras le sonreía.
- Bueno, necesitamos un plan, no podemos quedarnos aquí por mucho tiempo – dijo Evan.
- Va a ser imposible localizar la estatuilla que había en la corte vampiro, cuando estuvimos allí no olí absolutamente nada, creo que lo han debido de trasportar a otro sitio – dijo Kaly amargamente.
- Nuestra prioridad ahora es ir a informar a la directora, a nosotros ya no nos necesitáis aquí – dijo Dan
- Por mí perfecto – contestó Shane – os abriremos un portal para que vayáis a SubMundo y habléis con Black – aclaró, después metió la mano en el bolsillo de mis pantalones y se entretuvo buscando las runas mientras me sonreía de manera muy arrogante y seductora, yo me puse colorada como un pimiento y Evan gruñó una serie de blasfemias en otro idioma que no supe comprender, pero la verdad es que me dio igual, no aparté la vista de los ojos verdes de Shane en ningún momento.
Mandamos a Dan y a Nereida al instituto y después subimos con Josh al salón de su casa, nunca me hubiera imaginado que volvería a estar en ese sofá ni a oler los lirios que cada mañana Clarise recogía del jardín y colocaba en la mesa del comedor.
Shane y Evan se sentaron uno a cada lado de mí, dejando a Kaly junto a Josh en otro de los sofás.


Necesitamos un plan – dijo Kaly.
- ¿Cuál es nuestra prioridad ahora? – preguntó Shane. Yo me levanté y bajé corriendo al sótano a buscar un libro en mi maleta, y cuando regresé el silencio era demasiado incómodo.
- Este es el manuscrito, comenzaremos ahora a estudiarle para poder matar a esa vieja puta, esa es mi prioridad – les dije mientras permanecía de pie frente a ellos con el libro en la mano – no voy a obligar a nadie a quedarse, incluso me sentiría mejor si todos volvieseis al instituto, estar conmigo no es seguro – aclaré de la forma más sincera posible, no quería poner en peligro a ninguno de los que estaban allí.
- Yo voy a quedarme contigo, ya lo sabes – dijo Shane mientras se recostaba de manera muy sexy en el sofá.
- Yo también me quedo, debo protegerte – dijo Evan sonriéndome de manera muy poco apta para menores.
- Jamás te dejaría sola, no me voy a marchar – dijo Kaly sonriendo mientras mostraba sus colmillos de forma amenazante.
- Pues tenemos que pensar en un sitio mejor para poder estudiar con tranquilidad el libro y hacer planes – dije mientras me sentaba en el brazo del sofá.
- Podríamos ir al instituto, allí estaríamos a salvo – dijo Kaly.
- El instituto como primera opción, necesitamos un plan B por si fuera necesario – dijo Evan. 176
- Yo tengo una casa en el campo, está muy retirada del pueblo, es algo fantasmagórica pero puede servirnos – dijo Kaly.
- ¿No vive nadie? – pregunté entusiasmada por la idea.
- No, está muy abandonada, mi familia lleva siglos sin ir – cuando un vampiro dice que lleva siglos sin ir, no hay traducción alternativa que valga, se refiere a siglos de verdad y no como una forma de hablar.
- ¿En qué estado está la casa? – pregunté menos emocionada.
- Se puede vivir – dijo Kaly sonriendo.
- Bueno, pues ese es el plan B – dijo Shane, luego fue interrumpido por el timbre de la puerta. Josh se disculpó y se marchó a recibir a nuestro invitado. Cuando Josh volvió al salón una chica pelirroja muy bonita venía detrás de él, imaginé que sería su misteriosa novia.
- Chicos, os presento a Lilith – dijo Josh. Todos la saludamos con un coro de "holas", excepto Evan que se había quedado pálido como una pared.
- Gracias Josh por la presentación, pero Evan y yo ya nos conocemos – dijo esta dejándonos a todos boquiabiertos.
- ¿De qué os conocéis? – preguntó Josh antes de que lo hiciera yo.
- Es una larga historia ¿verdad? – dijo de forma sarcástica mientras se dirigía a Evan.


- Pues tenemos tiempo de sobra – dije enfadada.
- No le has contado a tu prometida – dijo escupiendo la palabra como si fuera una palabrota – que ya estas casado – sus palabras helaron la sangre de todos los que estábamos en el salón.
- Lo primero, no soy su prometida y lo segundo – dije fijando mi atención en Evan – ¿por qué no habías dicho nada? – le pregunté algo molesta por sus cada vez más sucios secretos.
- Ella no es mi esposa – dijo Evan fulminando a la chica con la mirada - ¿Qué estás haciendo aquí? – espetó. Josh no sabía cómo reaccionar y se mantuvo callado lanzando miradas al "matrimonio"
- Te tenías que haber casado conmigo hace setenta años, pero el muy hijo de puta me dejó plantada por una estúpida promesa Oilind – dijo mientras me lanzó una mirada envenenada – me costó mucho trabajo encontrar a la puta que te había apartado de mi lado y cuando llegué aquí ella ya se había marchado a SubMundo, investigué un poco y supe que él – dijo señalando a Josh con el dedo – era su mejor amigo, así que me lié con él y esperé a que alguno de vosotros apareciera, no me esperaba que fuera tan rápido y que además fuerais los dos juntos, me la vas a pagar Evan Shadows, no me quedé conforme con maldecirte, quiero sangre – prometió mientras le señalaba con el dedo.
- ¿Me has utilizado? – preguntó Josh, que acababa de salir del shock.
- Sí, has sido tan iluso… - no le dio tiempo a reaccionar, Josh comenzó a temblar y de golpe y porrazo una ballesta apareció 178
por arte de magia en su mano, en un movimiento realmente rápido, disparó directamente al corazón de Lilith, matándola al instante.
Todos nos quedamos asustados y conmocionados, pero Evan se plantó delante de Josh mirándole furioso.
- Eres un maldito cazador de vampiros – afirmó Evan con ira en sus ojos.
- Lo soy, apártate o te disparo a ti también – contestó Josh dejándome de piedra. Noté cómo las lágrimas caían por mi rostro de la decepción y la traición y sentí como mis fuerzas disminuían dejándome tan débil que caí de rodillas sobre el suelo.
- ¿Por qué? – pregunté, Josh sabía que era una pregunta dirigida a él y solo a él.
- No podía decírtelo, igual que tu tampoco podías decirme lo que eras, aunque siempre había sospechado algo, no sabía que existieran otros seres sobrenaturales que no fueran vampiros, y por desgracia, como has podido ver, no distingo a los vampiros de los humanos – explicó mi mejor amigo, por eso había sido tan comprensivo cuando le conté lo que era y le pedí perdón por no habérselo dicho antes.
- ¿Nos vas a matar? – pregunté mientras me levantaba y enfrentaba su rostro.
- ¡No! – gritó mientras hacía desaparecer la ballesta – mi padre murió hace algún tiempo a manos de los vampiros, yo y mi madre fuimos salvados por uno de ellos, desde entonces no
había vuelto a usar los poderes, nunca he cazado a los vampiros, nunca he salido a buscarlos ni nada por el estilo – balbuceó Josh mientras se acercaba a mí, fue interceptado por Shane, que se colocó a mi lado y me abrazó con fuerza – no me tengas miedo, jamás te haría daño, lo sabes – me dijo. Sabía que Josh nunca podría hacerme daño así que le creí y me aparté de de Shane mientras le tendía la mano.
- ¿Socios? – le dije esperando que la apretara, él cogió mi mano y tiró de mí hacia él, dándome un abrazo.
- Socios – me susurró al oído – además, creo que necesitáis a alguien más en vuestra unidad – dijo Josh. Había utilizado la misma palabra que yo cuando me dirigía a ellos, éramos muy parecidos y en ese momento recordé que era por eso por lo que siempre habíamos sido los mejores amigos y nunca una pareja de novios, nos conocíamos demasiado bien y pensábamos de manera muy similar.
- No voy a ponerte en peligro – le dije apartándome de él.
- No puedes impedírmelo – dijo mientras me sonreía de manera socarrona.
- A mí me vendría bien tener un aperitivo andante – dijo Kaly mientras se reía y le guiñaba un ojo a Josh, este se sonrojó como una colegiala.
- Está bien - dije exasperada por todo lo que había pasado - ¿Qué hacemos con eso? - dije señalando el cuerpo de la vampiresa, del cual, nos habíamos olvidado por completo. 180
- Yo me encargo – dijo Evan mientras cogía el cadáver y le bajaba al sótano.
- Creo que sería mejor que fuéramos directamente a la casa de campo, la nota que recibió Shane de la Dama Negra había sido entregada desde dentro, puede que allí estemos más protegidos, pero estaremos más vigilados, ¿tú qué opinas? – pregunté a Shane.
- Creo que tienes razón, se cree que la profesora Stock todavía anda suelta por el instituto y estoy seguro que la Dama Negra tiene más de un topo dentro de SubMundo.
- Pues no se hable más, vayamos a tu casa Kaly – dijo Evan que acababa de subir las escaleras y se reunía con nosotros en el salón.
- ¿Tú vas a venir? – pregunté a Josh.
- Por el momento no, tengo que dejar las cosas arregladas por aquí, y hablar con mi madre de mis inminentes vacaciones indefinidas – dijo sonriéndome – después me pondré en contacto contigo – aclaró
- No tengo móvil – dije.
- Tranquila, sabes que yo siempre tengo dos o tres – metió la mano en el bolsillo de su vaquero y me lanzó su Motorola rojo.
- Perfecto, llámame cuando te puedas reunir con nosotros, si no puedes hacerlo o te echas atrás no pasa absolutamente nada – le aseguré – y recuerda, tenemos los horarios cambiados, llama por la noche.


- No voy a cambiar de idea – dijo mientras se acercaba a mí y me abrazada – en otro momento me tendrás que explicar más detenidamente qué significa eso de que te vas a casar con él – dijo señalando a Evan con el mentón.
- Larga historia, y hoy no hay tiempo – me deslicé de su abrazo y le pedí a Shane las runas para abrir el portal que nos llevaría directamente a la casa de campo de la familia Midnight.
- Nos vemos - le dije a Josh, que miraba boquiabierto como una puerta de roble grande y antigua se materializaba frente a nosotros. El asintió todavía sin poder articular palabra y Kaly abrió el portal para poder entrar en la casa.

5 comentarios:

Karina dijo...

Wooow
josh tambien se guardaba un secreto, que genial.
besos
nos vemos

karoru dijo...

kede boca abirta por lo de josh
aaaaaaaaaaaaaaaaaahh
stoy en shock

tamara dijo...

jajajajajaja no ma....
esto cada vez se pone mas bueno
ya quiero k sea viernes
ahhhh k buenisimo
bye
xoxoxoxox

beni dijo...

me encanta eres genial ...suerte

Lydia dijo...

Cada vez se pone más interesante!!
Ostras Dawn... me llevé un susto ayer por la noche a las doce o así... al ver que no habías publicado...me pregunté: ¿Dónde andará esta chica?!?!?! jajajjaja

Me encanta la historia
Bsos!!