miércoles, 19 de agosto de 2009

Capitulo Siete

Cuando abrí los ojos pude sentir cómo la pequeña nube borrosa que los inundaba se evaporaba, lo primero que vi fue la cara de Shane y sus preciosos ojos verdes, por el aspecto de la habitación podían intuir que estaba en la enfermería, de pronto todos los acontecimientos volvieron a mi cabeza como un torrente alocado de imágenes.

- ¿Cómo esta Adam? – pregunté.
- Bien cariño, ¿Cómo estas tu? – cariño, sonaba tan dulce y sincero que hizo que me estremeciera.
- Bien, algo desorientada, ¿Cuánto tiempo he estado así? – pregunté mientras me incorporaba con la ayuda de Shane.
- Casi veinticuatro horas – contestó.
- Cuéntame todo lo que ha pasado – le dije mientras me quedaba sentada en la camilla frente a él.
- Mejor vamos a tu cuarto y hablamos por el camino – dijo mientras me cogía en brazos y me dejaba de pie sobre el suelo.

Caminé hacia la casa de Érebo mientras Shane me contaba lo poco que había pasado después de mi desmayo. Robert había sido el causante de las muertes de Lucía Reyes y Mark Guepard, Jake se había visto involucrado en todo como cómplice, aunque el pobre chico no sabía que Robert se la estaba jugando, Jake había sido quien me había puesto la belladona en la bebida y quien la había conseguido con su don, Jake podía atravesar la materia, como un fantasma, como lo hice yo cuando me proyecté astralmente.

- Jake no sabía para qué quería Robert que nos espiara – dijo Shane mientras seguíamos caminando – y le pidió que entrara a por la planta de belladona porque quería hacer algunos experimentos – Shane me miró y sonrió incrédulo – ese chico es un estúpido, le estuvo utilizando y él no se dio cuenta.

- La verdad es que me resulta extraño, ¿Cómo supuso Robert o Jake que tu tenías la piedra? – pregunté.

- Robert tenía el don de la clarividencia, según Jake me había visto utilizarla en una visión, cuando Robert te tocó en la cena averiguó que teníamos planeado darle el cambiazo y fue a atacar a Evan, le atacó mientras él estaba transformado y no pudo defenderse, cuando se escapó para pedirnos ayuda, Robert fue tras Adam, sabía que era amigo tuyo y le atacó para vengarse – contestó Shane mientras movía la cabeza de un lado a otro apenado.

- ¿Y cómo supuso que la tenía yo? – pregunté de nuevo.
- Eso es un misterio, Jake no sabe nada o no nos lo quiere decir – Shane pasó un brazo por encima de mis hombros. No me había dado cuenta de que estaba temblando hasta que su calor me inundó como un gran fuego – Evan está intentando averiguarlo – ¡Oh Dios mío! me había olvidado de Evan.

- ¿Cómo está Evan? ¿Se recuperó bien? – pregunté sintiéndome como una mala amiga y una bruja desagradecida, aunque él fuera un traidor.

- Está perfectamente, se está preparando para la fiesta de bienvenida de los cambiaformas nuevos – me dijo Shane sombrío, sabía que no le gustaba nada que preguntara por Evan, pero tendría que fastidiarse.

- ¿Es hoy? – había quedado con Adam en asistir al encuentro, pero también era el día que tenía que hablar con mi madre, ella ya debería estar en SubMundo.

- Si, Adam te esperará en el salón de la casa de Gaya – otra vez su tono de voz fue hostil y frio.

- No me apetece mucho ir, pero tengo que ir a ver a mi madre… - no me dejó terminar la frase.

- ¿Tu madre? – Uy, había olvidado comentárselo.

- Sí, ha venido para hablar conmigo de algo importante, se supone que ya tendría que estar aquí, vendría en el mismo viaje que los cambiaformas nuevos.

- ¿Qué pasa Shane? ¿Qué te preocupa? – le espeté parándome y girándome para enfrentar su rostro, se había detenido y me miraba alarmado.

- Los padres nunca vuelven a SubMundo, tiene que ser algo realmente importante y que te incumba mucho para que la dejaran venir – me dijo pensativo y algo asustado.

- No estoy muy segura de por qué estas asustado, pero no hay de qué preocuparse, todo está bien, creo que mi madre viene a hablarme de su divorcio o algo por el estilo – le dije volviendo a caminar en dirección a la casa.

Shane me abrazó y caminamos juntos y en silencio el poco espacio que nos quedaba por recorrer. Kaly vino a la puerta a saludarme, me dio lástima que no consiguiera hacer ningún amigo decente, después de lo que había pasado el semestre pasado con Hugo, la pobre había hecho amistad con un asesino en serie y un pelele.

- ¿Cómo estás? – preguntó mientras me apartaba de los brazos de Shane y me enterraba en un fuerte abrazo.

- Bien si me dejaras respirar – le dije jadeante - ¿Cómo estas tú? – pregunté cogiéndole las manos.

- Acostumbrada – dijo sin mirarme a los ojos.

- Tú no tienes la culpa de nada – le dije sinceramente.

- Deberías alejarte de mí, estar cerca de mí no te trae más que problemas y problemas… yo… - la interrumpí enérgicamente.

- Ni se te ocurra disculparte – le dije con voz firme – no tienes la culpa de nada y a partir de ahora vamos a necesitarte más que nunca – ella me miró asombrada – ya le diré a Evan que te lo explique, pero vamos a necesitar tu increíble olfato para localizar unas cosas importantes – le aclaré guiñándola un ojo.

- A sus órdenes mi capitán – dijo saludándome como un marine.

Después de echarnos unas risas y de cenar los tres juntos, Evan entró en el salón con gesto solemne. Se acercó a nuestra mesa y se sentó frente a mí. Llevaba puesto un pantalón negro y una americana color chocolate, estaba muy arreglado, pensé que sería para la fiesta de los cambiaformas, pero como siempre, me equivocaba.

- Dawn, ¿Cómo estás? – preguntó.
- Bien, ¿Cómo te encuentras tú? – pregunté con verdadera preocupación.
- Estoy genial gracias a tu sangre – dijo mientras lanzaba una mirada arrogante a Shane – la directora te necesita en su despacho – me dijo volviendo a ponerse serio.

- Muy bien – me levanté para marchar y esperé a que Evan viniese conmigo.

- Yo no voy, tienes que ir tu sola, luego nos vemos – me dijo mientras se servía una copa de sangre y me daba una mirada de ánimo. Miré a Shane que parecía estar igual de perplejo que yo.

- Nos vemos chicos – me despedí de ellos y antes de andar dos pasos más una extraña sensación hizo que me detuviera, me di la vuelta en dirección a Shane y lo besé.
El beso nos calentó demasiado y los ruiditos de Kaly nos obligaron a separarnos, no sabía cómo ni por qué, pero sus besos era una inyección de vida y felicidad en mi corazón. Shane me sonrió y besó mi frente antes de soltarme.

Una vez llegué al despacho de la directora Black mis piernas comenzaron a temblar sin ningún motivo, llamé suavemente a la puerta y esta se abrió sola.
Sentada en uno de los sofás estaba mi madre, tan bonita como siempre, con ese pelo rubio tan largo y esos ojos como el sol que me miraban… ¿asustados?
Sacudí mi cabeza para romper con esa ilusión, mi madre no podía estar asustada de mí, eso no tenía ningún sentido.

- ¿Mamá? – pregunté indecisa en la puerta.
- Pase Señorita. Summer - dijo la directora, que estaba sentada detrás de su gran mesa.

Hice caso y pasé, me senté al lado de mi madre y ella me abrazó con fuerza, me había imaginado lo del miedo, había sido una mala jugada de mi imaginación. Después de los besos y los saludos la directora Black se levantó y se dirigió a la puerta.

- Su madre tiene que hablar algunas cosas importantes con usted, les dejaré privacidad – dicho esto salió de la estancia con mucha clase e increíblemente silenciosa.

- ¿Qué pasa mamá? – pregunté mientras me ladeaba para mirarla bien a la cara.

- Hay algo que debo contarte, debería habértelo dicho hace tiempo, pero no sabía cómo hacerlo… - vale, ahora empezaba a asustarme.

- No pasa nada, cuéntamelo ahora – le dije para que empezara cuanto antes.

- Bueno, quiero contarte la historia desde el principio, prométeme que no me interrumpirás, diga lo que diga – rogó mi madre.

- Lo prometo – dije sin pensar.

- Está bien – dijo mientras tomaba aire y comenzaba su relato – hace mucho tiempo, ciento dos años para ser exactos, unos hombres humanos me secuestraron en el Amazonas, yo estaba allí pasando un mes de mis vacaciones con unas primas lejanas. Un día fui sola por la selva, me encantaba caminar por la noche entre la espesura de las plantas y de los árboles, no recuerdo mucho del secuestro, solo sé que me dispararon un dardo y caí dormida en el suelo, cuando me desperté estaba metida en una jaula junto con algunos animales, pensé que eran cazadores furtivos y que me querían como trofeo, yo no había podido ocultar mis dövmes mientras estaba dormida – dijo acariciando el mío - así que supieron que no era humana, luego me di cuenta de que la mayoría de los animales que estaban en las jaulas eran cambiaformas y empecé a aterrarme.
Después de unas horas, al amanecer un hombre vino a verme y me hizo millones de preguntas sobre mi condición sobrenatural, esos tipos estaban familiarizados con nuestro mundo y nos buscaban y cazaban como a los conejos, estuve cuatro días en la jaula, solo me sacaban de allí después de drogarme para violarme, no podía utilizar mis poderes ni podía defenderme físicamente así que decidí que lo mejor era dejarme morir de inanición para terminar con el suplicio.
Una noche mientras los cazadores estaban dormidos un vampiro vino a visitarme, no pudo abrir ninguna de las jaulas que nos retenían porque estaban hechas con plata, entonces por más que le rogué que se quedara y que los amenazara para que abrieran las jaulas él se marcho antes del amanecer.
Ese día la mayoría de los cambiaformas murieron decapitados y los cazadores estuvieron discutiendo todo el día sobre lo que debían o podían hacer conmigo.
Por la noche volvió el vampiro y le rogué que me sacara fuera como fuera, el dijo que solo había una manera, hacer una promesa Oilind, sabía que ese tipo de promesas eran peligrosas, sabía que el vampiro solo sería capaz de tocar la plata si prometía hacerlo con esa promesa y sin pensarlo mucho le dije que aceptaba, pero él no lo dejo así, una promesa es algo mutuo, yo debía prometerle algo a cambio, algo que fuera doloroso y que me costara mucho aceptarlo, si no la promesa Oilind no funcionaría, así que… le prometí entregarle como esposa a mi primera hija cuando cumpliera diecinueve años y después de eso sellamos el contrato, él me ayudó a salir de allí y me llevó a casa de mis primas, yo me recuperé y con el paso de los años me fui olvidando de ello.
El día que naciste él se presentó en nuestra casa para recordarme lo prometido, después de un tiempo él vino a verme y dijo que renegaba del contrato, que no quería arrastrar a una chica a ser su esposa si ella no quería, yo estuve muy feliz de que eso se acabara, pero cuando te convertiste en una banshee… el consejo vampiro nos obligo a mí y a él a cumplir con el contrato bajo pena de muerte y tortura para todos los que nos rodean, él se debatió todo lo que pudo, sabiendo como sabemos que el consejo está corrupto no tuvo la menor oportunidad para evitarlo.
Tu directora cree que es un complot, un plan para que te conviertas en una furia, si decides ceder y cumplir la promesa Oilind, serás infeliz y tarde o temprano caerás, si no la cumples todo será más rápido y torturarán y matarán a todos tus seres queridos, haciendo así que la transformación sea mucho antes.
Sé que me odiaras por esto, pero quiero que sepas que jamás lo hice para hacerte daño, que estaba desesperada y prometí lo primero que se me vino a la cabeza, lo único que sabía que realmente haría que la promesa fuera lo suficientemente fuerte como para que me pudiera sacar de la jaula.

Acababa de recibir un mazazo en la cabeza, me sentía mareada, desorientada y enfadada, muy enfadada, no solo con mi madre, sino con el consejo y con el maldito vampiro que la salvó, está bien que antes hubiera renunciado a tenerme, quizás no fuera su tipo, pero esto era surrealista.

- ¿Qué se supone que debo hacer? – pregunté intentado mantener mi voz lo más controlada posible y luchando con todas mis fuerzas para no arrancarle la cabeza a mi madre.

- Ser su esposa, no es un mal hombre, es guapo y sé que puede hacerte feliz, quizás cuando el consejo y todo esto de tu condición de banshee deje de ser el centro de atención podrás dejarle o divorciarte – me dijo mi madre con un hilo de voz. No se lo creía ni ella.

- Mamá, estoy enamorada, no puedo hacer eso, ¡no lo voy a hacer! – dije convencida y dejando salir en mi tono de voz la rabia y la ira qué me estaba inundando y debilitando.

- Es tu elección, pero tómala con paciencia y piensa muy bien lo que vas hacer, tienes dos meses hasta tu cumpleaños para saber que opción es la correcta – me dijo mi madre mientras me agarraba la mano. Me deshice de su agarre y me levanté, intentando reprimir la ira y las ganas de destrozar cosas, si dejaba salir mi rabia me debilitaría demasiado para discutir, y tenía que discutir, tenía que revelarme ante tan horrible situación.

- Por eso nunca acudí a ningún Altorai – dije mientras reflexionaba.

- Sí – contestó mi madre como si se lo hubiera preguntado a ella.

- No te he preguntado, solo intento darle sentido a algunas cosas – dije con voz neutra pero desagradable.

- Lo siento tanto – me dijo mi madre levantándose para ponerse a mi lado. La aparté de un empujón, algo de lo que no me enorgullezco, pero sabía que si me tocaba mi ira estallaría y no podía permitir que eso sucediera.

- ¿Cuándo voy a conocer a ese maldito vampiro? – le pregunté enfrentando sus ojos.

- Ya le conoces – contestó dejándome de piedra. En ese momento la puerta del despacho se abrió detrás de mí, sabía quien era, todas las cosas fueron encajando una a una en su lugar, la edad, el acercamiento y recordé sus palabras “ella es mía”. Me di la vuelta para enfrentarle. Evan Shadows estaba de pie bajo el marco de la puerta con mirada sombría y triste, la misma mirada de pena que había en su cara la última vez que nos besamos, cuando él sabía que quisiera o no iba a estar a su lado y no con Shane.

Un grito desgarrador salió de mi garganta, no utilice mi poder, no era un grito sónico, era un grito de dolor y ansiedad, toda la rabia y la ira que había en mi cuerpo salió a borbotones en forma de aullido, éste se intensificó de tal manera que pude ver a mi madre saliendo a prisa del despacho y a Evan tapándose con fuerza los oídos. Seguramente mi lamento se estaba escuchando en todo SubMundo, incluso hasta los humanos lo estarían escuchando, pero me dio igual, caí de rodillas y paré de chillar para poder llorar, no llegué muy lejos pues todo se volvió oscuro y tenebroso y las sombras me atraparon dejándome sumida en la inconsciencia y la paz.

13 comentarios:

Patty dijo...

wooow! increible el cap. Dawn!!
me has dejado boquiabierta... jamas espere que sucediera algo asi :O!

muchas felicidades por tu gran historia, me encanta! =D

no puedo esperar para leer el siguiente capitulo!! ^^

@LicE:) dijo...

Dawn!!!!!!!! pobresita....

:)

karoru dijo...

kedo muy buena
tengo una duda??? la hermanastra de dawn sabia de ese contrato o es otra cosa lo k ella oculta?

me lo podrias responder, claro k si es algo muy revelador no importa

xaooo

Beluu Vamp dijo...

Ah!
Me encantó
esto esta demasiado genial, o sea me encanta Shane pero mil a Evan ... :D
Igual pobresita Dawn, ya que no ama a Evan :(Amo tu libro ..-. (L)
Bueno besiitos adios

Pd: Bueno, ya sé que tu cuelgas los capitulos los dias miercoles y viernes pero no podrias tambien colgarlos los dias lunes es que estoii demaciiado enmorada de tu libro
Eso ...
besos chaoo

tamara dijo...

OoOoOoOoOoOoOoO oh my god !!!!!
estuvo buenisimo realmente no esperaba esto pero k mala suerte ella ama a shane oh creo k estoy triste xk quiero k se quede con Shane, grax x este magnifico libro
bye y espero con ansias el viernes
bye

Anónimo dijo...

hayyy pues la vdd estoy feliz por que me gusta mmuvho evan se ve buena person XD

Kiara dijo...

O_O!!!
NOOO maldito Evan T_T!!
¬¬ si realmente la quiere debe dejarla ir xD!! jajaja
y mas le vale xP

Saludos, Dawn, este capítulo sí que fue increíble!!

mariiyanitha dijo...

o dios neta k tu historiia me fasina por eso te mereses mucho k ayas sakado tus libros y mucho mas k fueras reconosida y k tus libros se pudieran comprar en todas partes en verdad y no exagero esta fasinante bueno bexxo0z....amo0 a Shane....♥

Karina dijo...

me imagine que era evan
Me encanta el, me da pena que se haya enamorado de ella y no le corresponda.
besos
genial el capitulo
bye

Dawn dijo...

me alegro mucho de que os gustara el capitulo, Moira sabia de ese contrato, pero esconde otra cosa mas relacionada con la nueva novia de Josh. besos

karoru dijo...

gracias por contestarme
ahora estoy metida
pero tengo ya varias teorias
ahhh ke emocion
kiero +

mellanie dijo...

WOW!!!!!!!
Casi me desmayo me quede boquiabierta!!!!!!!!
Pobre Dawn!!!!
y pobre Evan!!! el si le quiere
y pobre Shane!!!!!!1
voy a llorar
esta genial tu historia jiji

AlAnAe dijo...

k fuerte!!!!!!!! jamas me lo puede esperar.......... k pedazo de cabron !!!