domingo, 2 de agosto de 2009

Capitulo Tres

Me desperté en un sitio muy oscuro y me levanté rápido del frio suelo donde estaba tirada, bueno, al principio pensé que me había despertado, luego vi mi cuerpo tendido en el suelo. ¿Estaba muerta? Un escalofrío de miedo atravesó mi columna vertebral.
Me miré y me toqué el cuerpo, no era sólido, pero tampoco era transparente.
Me senté en el suelo intentando respirar profundamente para que no me entrara el pánico. Tenía que comprobar mi cuerpo, sus signos vitales o algo que me dijera que no estaba muerta.
Me acerque al bulto que yacía en el suelo y pude verme respirar con normalidad. Tenía que pensar en algo cuanto antes.
Después de varias ideas descabelladas se me ocurrió ir hacia una de las paredes del diminuto cuarto ¿Sería capaz de atravesarlas? Alcé un dedo para tocar la fría piedra, pero no llegó a detenerse, atravesó la pared como en las películas. Tenía que escapar y localizar a alguien para que sacaran mi cuerpo de esa cueva, podía sentir el frio helándome los huesos, pero no sabía si era lo que estaba sintiendo mi cuerpo o mi… ¿Qué narices era? ¿Un fantasma? ¿Mi alma?
Me armé de valor y atravesé la pared, fui a parar a un pasillo estrecho, una especie de gruta subterránea. Corrí hacia el final del túnel donde había una extraña puerta de metal, la atravesé sin ningún impedimento. Para mi sorpresa la puerta metálica conducía al pequeño almacén de la piscina, era de día, y por la posición del sol podría decir que eran las tres o las cuatro de la tarde, corrí como una bala hacia la casa de Érebo, no me cansaba ni me sofocaba, algo que corroboraba la hipótesis del fantasma.
No me crucé con nadie por el campus, ¿Cuántos días habrían pasado desde que me secuestraron? No podía especificarlo, había perdido la noción del tiempo.
Entré en la casa y me paré frente a Agnes, la recepcionista, un mazo golpeó mi estómago cuando me di cuenta de que no era capaz de verme ¿Cómo iba a comunicarme con mis amigos si no me podían ver o escuchar?
Subí rápidamente las escaleras hacia la habitación de Shane y atravesé su puerta.
Estaba despierto y sentado junto a una esquina arrugando un pequeño trozo de papel, no tenía buen aspecto y sus ojos estaban rojos.

- Shane, Shane escúchame, ¿puedes oírme? Hola – dije mientras me acercaba a él.
No respondía, no podía ni verme ni oírme, intente tirar la pequeña luz de su mesilla pero mi mano simplemente la atravesó.

Un suave golpe a la puerta me sobresaltó. Shane dejó el trozo de papel encima de la cama y fue a abrir, mientras tanto yo me acerqué a leer la nota o lo que fuera.

La tengo, ¡es tan fácil destruirte!, la torturaré en tu honor, si quieres recuperarla entrégame la piedra. No acudas a tu querida directora o la mataré de inmediato.

¿La piedra? ¿Shane tenía alguna piedra?, estaba claro que la persona que me había secuestrado no era la misma que le había mandado la carta anterior, esta persona tenía motivos muy diferentes a los de la Dama Negra. ¿Trabajaban ambos para la misma persona? Lo dudaba, si el cabrón que me había raptado trabajaba para la Dama yo ya estaría en su poder y no en un sucio y frio agujero debajo de la piscina.

La voz de Evan rompió el hilo de mis pensamientos.

- ¿Cómo la vamos a encontrar? – preguntó Shane con un susurro.

- No lo sé – contestó Evan mientras cerraba la puerta y se acercaban a la cama. Evan se sentó y se echó las manos a la cabeza – entrégales la piedra – le dijo a Shane.

- Te juro que no sé de que maldita piedra están hablando – contestó éste dando un puñetazo a la pared. Mi piedra, era eso lo que estaban buscando ¿Por qué pensarían que la tenía Shane?

- Vale, te creo, tranquilízate – dijo Evan mientras se levantaba y le obligaba a sentarse.

- No puedo tranquilizarme, si mañana también falta a las clases la directora irá a verla y se enterará de que ha desaparecido y entonces él… - balbuceó Shane mientras se revolvía con rabia y miraba encolerizado a Evan – solo esta vez trabajaré a tu lado, solo para encontrarla, no quiero que te acerques más a ella, ¿me has comprendido? – le dijo Shane con rabia.

- Ella es mía – dijo Evan aguantando la mirada de Shane. Los celos y la testosterona flotaban en el ambiente mientras ambos se sostenían la mirada.

- ¿Perdona? ¿Qué es lo que has dicho? – preguntó Shane, estaba de acuerdo con esa pregunta, yo no soy de nadie, y para mi suerte o mi desgracia si le tenía que pertenecer a alguien en ese momento sería a Shane, mi corazón era suyo casi por completo.

- Olvídalo – dijo Evan mientras se sentaba en la silla del escritorio – pensemos donde puede estar – Shane lo dejó pasar para centrarse en encontrarme.

- Por cierto, la directora está de viaje así que no te preocupes por ella, no se enterará de su desaparición – aclaró Evan.

- ¿Ha encontrado Kaly algún rastro de Dawn? – preguntó Shane.

- No, su rastro se pierde en la piscina, los productos químicos ocultan cualquier olor, creo que quien lo ha hecho la bañó en el agua para evitar que rastrearan su esencia o algo por el estilo – explicó Evan muy convencido.

Ambos se quedaron en silencio y yo me puse a hacer todo el ruido posible, fue en vano, era como si estuvieran sordos.
Cada minuto que pasaba me desesperaba más y más, no se me ocurría nada que hacer y me senté en el suelo mientras tarareaba una canción de Rob Suger para relajarme, cuando llegué al estribillo la inspiración me llegó de la mano del cantante favorito de mi madre, Rob decía en su estribillo más popular “amor no hace falta que me suba a tu espalda para que te des cuenta que estoy junto a ti” ¿Cómo no se me había ocurrido antes?
Me levanté decidida a abrazar y atravesar a Shane.
Me acerqué por detrás de él con algo de miedo por si la experiencia le hacía daño, pero era la única opción que teníamos.
Le abracé y le atravesé cayéndome de bruces contra la moqueta ¿Por qué demonios no atravesaba la moqueta?, pude darme cuenta que realmente no andaba sobre el suelo, era como si hubiera algún campo magnético que evitaba que mi cuerpo o mejor dicho no-cuerpo cayera más allá del suelo.
Shane se estremeció pero siguió callado, Evan estaba sentado en la silla del escritorio y no notó el pequeño sobresalto de Shane, volví a intentarlo, esta vez se revolvió inquieto y se levantó de la silla mirando por toda la habitación.

- ¿Has sentido eso?- le preguntó a Evan.

- ¿El qué? – Dijo este alzando una ceja – tranquilízate o te vas a volver loco – me acerqué a Evan y le atravesé.

Evan hizo los mismos movimientos de defensa que Shane y se puso pálido, no pude evitar reírme de ellos.

- ¿Qué has sentido? – se preguntaron a la vez.

- Un escalofrío, como si hubiese entrado y salido de una cámara frigorífica ¿y tú? – preguntó Shane todavía alerta y con los colmillos desenfundados.

- Lo mismo, ¿crees que hay un fantasma? – Pregunto Evan – ¿crees que puede ser el fantasma de Dawn? – me apresuré a mandarle otro escalofrío a Evan para que supiera que no estaba lejos de la verdad – ¡me ha pasado otra vez! – dijo este poniéndose cada vez mas pálido.

Unos desesperados golpes en la puerta resonaron en el silencio de la habitación, ambos chicos se miraron mientras decidían quien abría la puerta, al final fue Shane quien cedió y se acercó a abrir al inoportuno que estaba en el pasillo.
Kaly entró como una exhalación mirando por todas partes del dormitorio y moviendo la nariz como un perro rastreador.

- He olido un poco de la esencia de Dawn aquí – dijo ésta, muy concentrada y con los ojos cerrados- ¿la habéis visto? – ambos chicos se miraron y Shane se desplomó en el suelo conmocionado.

- ¡Está muerta, es un fantasma! – decía este mientras se echaba las manos a la cabeza. Evan, que estaba pálido y con el rostro desencajado, le explicaba a Kaly lo de los escalofríos. Me senté al lado de Shane y no pude evitar llorar mientras le acariciaba en pelo.
Me sentía tocarle y levantó la vista buscándome, era la primera vez que veía esa mirada en su cara, dolor y culpabilidad cruzaban su bello rostro.

- ¿Eres Dawn? – Preguntó a la habitación vacía – mándame dos escalofríos para no y uno para sí – hice lo que me pedía y le dije que era yo – lo siento tanto… tenía tantas cosas que decirte… - pero antes de que prosiguiera Kaly le interrumpió.

- ¿Estás muerta? – preguntó ésta con lágrimas resbalando por su preciosas mejillas, atravesé a Shane dos veces para indicarles que no estaba muerta, este se puso de pie inmediatamente.

- ¿Dónde estás? ¿Quién te tiene? – preguntó eufórico.

- Creo que no puede respondernos otra cosa que no sea sí o no, tendremos que ir por pasos, parece además, que prefiere hablar a través de ti, siéntate en la cama y ármate de paciencia, tenemos que hacerle muchas preguntas – dijo Kaly que ahora lucía una hermosa y aliviada sonrisa.

- ¿Sigues en SubMundo? – preguntó Evan, que se había sentado otra vez en la silla, contesté a través de Shane diciéndoles que si - ¿podría ser una trampa? – los tres se quedaron callados pensando en la posibilidad de que alguien los estuviera engañando, pero antes de que me entrara el pánico, Kaly me hizo una pregunta algo extraña.

- ¿Te dijo Josh en su última carta que se quería casar contigo? – Confundida respondí que no a través de Shane, que se había puesto verde – ¿te dijo que había encontrado a otra chica y que era feliz?- yo contesté que sí y los ojos de Shane se iluminaron cuando les comunicó la respuesta – está bien chicos es Dawn, vamos a empezar con el interrogatorio.

Kaly me hizo muchas preguntas que no llegaban a ningún sitio, Evan se cabreó y tomó el relevo de Kaly, por suerte, Evan siempre iba al grano en todo.

- ¿Estás en la casa de Érebo? – le contesté que no.

- ¿Estás en alguna casa? – le contesté que no

- ¿Estás en el campus? – le contesté que si

- ¿Cerca de la casa de Érebo? – le contesté que no. La piscina está muy cerca de la casa de Éter.

- ¿De Gaya? – le volví a decir que no.

- ¿De Éter? – le dije con impaciencia que si – muy bien chicos ¿Qué hay cerca de la casa de las hadas?

- Su jardín –dijo Kaly. Yo respondí que no.

- El establo – dijo Evan, volví a negarlo.

- La maldita piscina, estas en la piscina – dijo Shane, yo le dije que si con un enorme abrazo y todos sonrieron, estaba emocionada de que por fin tuvieran una pista, ahora teníamos que darnos prisa para sacarme de allí.

- Vayamos a la piscina, Dawn síguenos – dijo Kaly.

Nos dirigimos todos hacia la piscina y aunque ellos corrían a velocidad vampírica yo podía seguirlos sin ningún problema, atravesamos el campus en menos de dos minutos.
Los tres se pararon frente a la piscina, estaba tapada con una lona y todavía tenía algunos rastros de nieve del invierno.

- ¿Por dónde vamos? – preguntó Evan

- Tengo un presentimiento – dijo Shane – confírmame si estas o no en el cuarto donde guardan los artilugios de la piscina – estaba tan emocionada que le besé para confirmarle que tenía razón, el debió sentir el frio de mis labios contra los suyos y sonrió tan arrogante y victorioso como siempre.

Los cuatro nos adentramos en el pequeño cuarto de los trastos y Kaly fue la primera en ver la puerta, la abrieron a velocidad inhumana y bajaron corriendo por la gruta, solo deseaba que mi secuestrador no se encontrara allí en esos momentos.
De repente algo extraño ocurrió, una sacudida intensa de poder me devolvió de repente a mi cuerpo.

10 comentarios:

Alba dijo...

me encanto el cap. me pregunto k pasara...

Anónimo dijo...

guau¡¡¡¡ si que esta bueno...
cuando sera el siguiente?,eres una exelente escritora
besos♥♥

Dawn dijo...

el viernes el cap 4

Kiara dijo...

*_* ahhhh está muy lindo!!!! Shane!!! *0*!!!

^^ no puedo esperar a leer el otro, saludos, Dawn ;D!

Yrex Dionisius dijo...

Adoro a Shane!!

Me muero por el otro capítulo, y esos días no estaré en casa ni modo me tardaré un buen para saber que pasa.

Maravilloso como siempre!!

Besos

canelita_mariana dijo...

o mi dios estuvbo bueno el cap.savez a mi me gustariia k dawn se kede con shane hase muy buena pareja se ve k la kiiere mucho pero por el momento el cap. estuvbo muy muy bueno bexxo0z....♥

Karina dijo...

Que espectacular, me encanto.
Ojala que encentren a Dawn.
besos nos vemos

fatimahh dijo...

me encanta esta historia!!felicidades dawn!!xfavor sabeis cuantos capitulos tiene submundo 2??

Anónimo dijo...

gracias x el cap!!!! me encanta!!!!
no puedes adelantar el proximo cap porfavooor???? lo lei el domingo x la noche y la intriga me esta matando!!!!
weno dawn, eres genial!! sigue asi!!!
1 besazoo

Anónimo dijo...

Diooooossss..!
No puedo esperar a qe escribas massss..!
Me encanta la historia Ley los 2 Libros en un solo dia y ahora me estoy muriendo por saber que pasaaaaa...!
Te felicito tienes mucha imaginacion y no es para nada aburrido lo que escribes, Eres un exelente escritoraaaaa..!